Lleida
8-24° C (sol)
97% 26 km/h

20 setembre 2017

Sus señorías



En los últimos tiempos es noticia la falta de formas y de decoro de algunos de nuestros parlamentarios, tanto en la forma de vestir (exhibiendo camisetas reivindicativas) como en la oratoria plagada de insultos y exabruptos (“me la pela”, “me la bufa”, “mamporrero”, “lacayo”) con la excusa de que visten como la gente viste y hablan como la gente habla con una falta de respeto absoluto a la dignidad de la institución que representan. El parlamento de un país es el poder legislativo o el órgano que representa al pueblo y controla al gobierno, por ello cumple sus funciones fundamentalmente a través del debate porque hay diversidad de opiniones, pero la discusión de las ideas debe realizarse sin faltar al respeto de sus contrincantes del mismo modo que vistiendo con el decoro que exige la dignidad de la cámara, al igual que los profesionales del derecho llevamos toga en las audiencias públicas o una bata blanca el médico. Para representar al pueblo no hace falta vestirse con bermudas y camiseta ni insultar al adversario, al final la oratoria de nuestros parlamentarios traslada un sistema de valores y deben actuar con el ejemplo, y no se preocupen que los ciudadanos somos capaces de entenderles sin insultos.



SOBRE L´AUTOR

0 Comentaris

    No comments

Aporta el teu comentari

Add comment - required field